Me dicen la rompe corazones.

 

 

 

¡Hello Steemians!

Hoy vengo súper recargada con un nuevo Story  Time para ustedes, de mi vida pasada, quizás no tan gracioso, como acostumbro hacerlos, pero aún así espero que les guste, y que sea de su entretenimiento. Así que  sin más nada que decirles.

¡Empecemos!.

Esta historia comienza cuando  tenía 16 años, y estaba aún en el Bachillerato. Yo tenía un mejor amigo, con el que compartía, y reía muchísimo; eramos muy buenos amigos. A este muchacho voy a llamarlo Carlos. 

Carlos, era muy detallista conmigo, siempre me buscaba en los recesos, me hacía reír, y al salir de clases me escribía para saber sí había llegado bien a casa.  Por supuesto que todos nuestros amigos, se habían dado cuenta, que el interés que él mostraba hacia mi iba más allá de una amistad. Pero,  como excelente caída de la mata que soy, nunca lo noté. 

La noche antes del 14 de Febrero (día de los enamorados) Carlos me escribió y me dice que me tiene un regalo; así que al día siguiente, yo le compré un chocolate porque pensé que su regalo sería algo sencillo, y “eramos amigos”. Pasaron las horas y no había visto a Carlos; cuando de repente a la salida del colegio, llega un muchacho que a mi me gustaba bastante, y estábamos en plan de “novios”, y me entrega un oso de peluche. Yo encantada por supuesto lo acepté, y le di un abrazo. 

Llegó la hora de irme a mi casa, y nunca vi a Carlos; me quedé muy extrañada, de que no me había buscado siendo el día de la amistad, y que él me había dicho que tenía un regalo para mi, pero no le di mucha importancia; así que el chocolate que tenía para él, se lo regale a una amiga. 

Al día siguiente, llego al colegio, y mis amigas que estudiaban con Carlos, me preguntan que sí ¿me gustaron  los globos en forma de corazón y el perfume que él tenía para mí? por supuesto que yo me quedé desconcertada, y no entendía nada, ya que él nunca me lo entregó.

Rápidamente, me fui a buscarlo, pero él no quería hablar conmigo; así que busqué a uno de sus mejores amigos, y le pregunté que sí sabía ¿qué le pasaba a Carlos conmigo? y ¿por qué estaba tan molesto? a lo que él me responde que Carlos me había visto el día anterior con un muchacho, abrazada y que este me había entregado un regalo; y ese mismo día él me iba a confesar que yo le gustaba, y por eso me iba a dar un regalo. Pero como me vio con este otro chico, por eso no me lo entregó.

Yo de verdad no me lo esperaba, y me sentí bastante mal por haberle roto el corazón. Jamás me imaginé que Carlos gustaba de mi, traté de hablar con él; pero el nunca quiso, así que digamos que de alguna manera nuestra amistad se rompió por un tiempo.

Sí se lo preguntan, hoy en la actualidad, Carlos y yo somos amigos, no  tan unidos como antes porque ya han pasado muchos años, pero seguimos en contacto de vez en cuando. Pero hasta hoy, sigo sintiéndome un poco mal, por haberle roto el corazón, pero les juro que eso nunca fue mi intención.

Quisiera dar como moraleja de la historia, que por más que no queramos en algún punto de nuestra vida, nos van a lastimar, y nosotros también lo haremos con otras personas. Algunas veces somos cuchillo y otras la herida. 

Bueno, esto  fue todo por el día de hoy. Como siempre, espero les haya gustado y nos leemos en un próximos post. 

 

Posted in Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *