Del odio al amor sólo hay un paso.

¡Hola steemians!

Es miércoles, así que les traigo una nueva historia compartida junto a mi amiga @marijo-rm. ¿Han escuchado alguna vez el dicho que dice, que del odio al amor hay sólo un paso? Pues eso es justo lo que me pasó con María. Hoy revelaré algunos secretos de ella y contaré como fue el principio de nuestra disfuncional  relación. Así que prepárense y paren bien esa oreja porque es hora de..

¡Hablar mal de  @marijo-rm!

María y yo nos conocimos hace 3 años y medio aproximadamente, estudiábamos en el mismo salón, pero nunca me había dado cuenta de su existencia, hasta el día que ella llegó a vivir a mi residencia ( el peor día de mi vida). Con el pasar de los días, cada vez me caía más mal; no la soportaba. 

“María es una persona súper orgullosa, egocéntrica y narcisista”, recuerdo que era lo que le decía a mi compañera de cuarto. Cada vez que decía algo, ella me trataba súper mal, y como yo soy una persona fosforito, por supuesto que no me quedaba callada y ¡empezaba la batalla campal!.

Peleábamos todo el tiempo, todos los días, recuerdo que los pleitos comenzaban porque ella me respondía de mala manera, yo suelo ser muy explosiva, y odio que me traten mal o me griten, así que cuando ella hacía esto, yo le gritaba también. Cuando estábamos peleadas, y necesitaba sus apuntes, recuerdo que iba a escondidas a su cuarto, y le robaba por algunas horas el cuaderno, o simplemente le pedía a otra amiga que se lo pidiera prestado, y que luego me lo pasara para poderme copiar. 

Esto no lo sabe María. Pero en una ocasión hice algo realmente malvado, para vengarme de ella. Por toda una semana, les escondí sus tenis en mi cuarto, y  ella tuvo que ir todos esos días en sandalias a la universidad (se veía realmente horrible, porque nuestro uniforme es quirúrgico).

Con el pasar del tiempo ella y yo fuimos peleando cada vez menos, hasta que nos hicimos amigas. Yo me convertí  en su conejillo de indias en el maquillaje, y ella en mi fotógrafo personal. En el último año que vivimos juntas, rompimos un récord mundial, y no peleamos ni una sola vez. En la actualidad, somos muy buenas amigas y hablamos todos los días, tanto así que podríamos decir que somos socias en steemit. 

Muy bien amigos, eso fue todo por el día de hoy, como siempre espero les haya gustado, que se hayan divertido, y no leemos en un próximos post.

 

 

Posted in Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *