Se vale tener días malos.

Se vale tener días malos, de esos que te hacen dudar si quieres continuar o no, de esos que te hacen  pensar en ” renunciar”, en tirar la toalla y dejarlo todo atrás. 

Se vale estar tristes, confundidos, desesperados, frustrados y llegar a pensar que nada vale la pena, que todo ha sido en vano y que has perdido tu tiempo. 

Se vale también tener el alma rota, hecha pedazos. Deja que las lágrimas corran por tus mejillas, y limpien toda tú alma, que te enseñen que sin dolor no podemos conocer la felicidad. 

Deja que el tiempo pase, sí ,ese que dicen que todo lo cura. Pero que a veces, sólo a veces pensamos que este todo lo empeora, por más que pase y pase.

El consejo que les doy a  ustedes, y sobre todo a mi misma, porque  soy humana y también  llego a tener estos pensamientos y sentirme de esta manera. 

Es que todo pasa, nada es para siempre, ni la alegría,  ni los momentos malos tampoco. Algún día  eso por lo que estás pasando se irá, y la felicidad volverá a tu vida. 

Se que no es fácil pero ten paciencia, sácale provecho a cada situación que se te presente, por más difícil que parezca; porque de todo lo malo, también existe algo bueno y algo que aprender. 

Recuerda siempre que la esperanza muere cuando la vida se acaba; y sin importan lo que pase mantén tu fe latente, dentro de ti. 

 

 

Posted in Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *