Aprendiendo de la vida.

Sólo con los años se aprende a mirar y a oír lo que realmente es.

Sólo con los años se aprende que nada es lo que parece.

Sólo con el pasar de los años aprendes, simplemente aprendes:

Que siempre volvemos a cometer los mismos errores.  
Que a veces, sólo a veces volvemos a creer en falsas promesas.
Que siempre habrá quien nos traicione. 
Que lloraremos por malos amigos, críticas maliciosas, malas decisiones y malos amores.

Pero así es la vida con sus penas, alegrías y todas sus injusticias.

Pero nada es completamente malo, pues aún con todo lo sufrido, son experiencias que habremos ganado y siempre podemos alcanzar algo mejor y transformarnos.

Y es gracias a todo lo malo que vivimos que logramos aprender a enfrentar los retos de la vida.

Y es gracias a todas tus experiencias que puedes ser una mejor versión de ti mismo cada día y permitir encender tú luz.

 

Hace un tiempo leí esta bonita reflexión; que la verdad me gustó muchísimo y  de vez en cuando me gusta leerla cada vez que siento  la necesito. Es por eso que esta noche decidí compartirla con todos ustedes. 

Posted in Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *