Cuando caemos en las comparaciones.

Diseño sin título (1).jpg

A veces, sólo a veces caemos en las comparaciones…. Aunque pensándolo bien, en realidad no es así, porque casi todo el tiempo caemos en esa tentación, en comparar todo; puede ser que lo hagamos con una cosa, un lugar, una persona, un recuerdo, pero el caso es que la mayoría del tiempo lo hacemos; y no nos damos cuenta que con esto, nos podemos ocasionar daño a nosotros mismos e incluso a los demás.

¿Es malo comparar una cosa con otra? Depende, yo pienso que el problema comienza cuando nosotros mismos lo hacemos con otras personas; porque sin darnos cuenta muchas veces podemos caer en la envidia, en desear lo que “otro tiene”, o en sentirnos frustrados porque no tenemos lo que esa persona sí; he incluso podemos llegar a pensar “es mejor que yo”, o ¿ por qué no me pasa eso a mi?.

Cada ser humano en esta vida es totalmente diferente y único; lleno de cualidades, virtudes y defectos. No vinimos a este mundo para competir con los demás, ni para sentirnos inferiores porque no tengamos las mismas cosas que otros sí. Vinimos aquí para dejar nuestra huella, nuestra marca, y para ser sólo nosotros mismos.

Nunca te compares con los demás, tú eres especial así tal cual eres, y nadie jamás podrá ser como tú; eso quiere decir también, que nunca nadie podrá ser mejor o peor que tú. No caigas en la envidia, en desear lo que otra persona tiene. Concéntrate en tú vida, y en hacer las cosas mejor todos los días; porque a cada persona tarde o temprano le llega su momento de brillar.

separador9.png

ñadir título.jpg

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *