Story Tiime

¡Bienvenidos a mi vida! Es hora de reír.

Pulsa aquí.

Pensamientos e ideas

¡Conoce cada una de mis ocurrencias!.

Pulsa aquí.

Historias Cruzadas

¡Historias compartidas todos los miércoles, junto a mi amiga María Jose!.

Pulsa aquí

Curiosidades.

Acompáñame en cada una de mis aventuras.

Medicina.

Conoce a tu cuerpo, aprende un poco sobre como funciona el organismo.

Artículos más recientes.

No soy como todas las chicas.

Desde pequeña nunca me ha gustado que me tomen fotografías. Es por eso que en mi blog, casi no tengo fotos de mi misma. Aunque claro está, me he visto forjada a sacarme una que otra, para mi blog.

Recuerdo que cuando era pequeña, solía esconderle la cámara a mi mamá, para que esta no me sacara ninguna. Y es que sin mentirles, ella amaba tomarme fotos, cada vez que salíamos de viaje; como toda madre, supongo que me veía como “la cosa más hermosa del mundo”.

A veces siento que vengo de otro planeta, porque la mayoría de las chicas se la pasan tomando fotos de sí mismas, pero es que  en mi caso,es algo que realmente me aburre, y me desespera; porque siento que no soy nada fotogénica, y necesito tomarme como 300 fotos para sólo elegir una que me guste; y  como  no nací con el don de la paciencia, prefiero no tomarme ninguna.

Y tu… ¿ También odias sacarte fotografías? 

Un poco nostálgica por San Juan de los Morros.

Recuerdo el primer momento en que llegue a ti, estaba totalmente asustada, porque era la primera vez que estaría por mucho tiempo lejos de  mi  hogar y mi familia. También recuerdo que cuando todo comenzó, no me gustaba para nada estar contigo, detestaba tus calles,  tu  calor infernal,  añoraba mi ciudad, y los centros comerciales. 

Ahora que me he alejado de ti, hace ya casi 6 meses, te extraño. Extraño tus morros todas las mañanas, al ir a la universidad, y al atardecer, cuando era hora de llegar a casa.

Extraño tu calor, el olor a llano, y el sonido del monte con la brisa, algo que me encantaba, porque simulaba  a los árboles, cuando éstos chocan con el viento. Esto me hace recordar el sonido de las olas, cuando rompen en la orilla. 

Gracias a ti aprendí tantas cosas, conocí a personas increíbles, amistades muy buenas, y otras no tan buenas. Conocí el amor, y el desamor; reí, lloré y hasta me embriagué. Pero jamás podré reprocharte nada, jamás podré arrepentirme de todo lo vivido, sólo puedo agradecerte.  Si tuviese que elegir otra vez, volvería a pasear entre tus calles, te volvería a elegir como mi segundo hogar. 

Texto dedicado a San Juan de los Morros- Guárico, Venezuela. 

¿Es buena la soledad?

A veces me pregunto ¿ si la soledad es buena compañera?, será que una vez que te arropa ¿ te vuelves adicta a ella? Muchas veces escuchamos, e incluso repetimos frases como: ” es mejor estar  sólo que mal acompañado”, o ” no hay mejor cosa que la soledad, y estar contigo mismo”. 

Efectivamente, esto es correcto hasta cierto punto, o al menos yo pienso así. Porque nadie, quiere estar completamente solo, el ser humano es así por naturaleza, sociable; siempre buscará el afecto y el cariño de otras personas. Aunque claro está, que muchas veces necesitamos de la soledad, para saber quienes somos realmente, y descubrirnos.  

Muchas veces decimos que amamos estar solos, y que no hay nada más maravilloso que eso, pero pienso que esto se dice muchas veces, por “miedo a la compañía”, pues como ya dije anteriormente, nadie quiere estar totalmente solo. Quizás sea porque alguien nos ha lastimado,  o porque tengamos miedo de que no nos acepten, o simplemente tengamos temor a lo desconocido.

Ciertamente, la soledad es buena, nos ayuda a conocernos, a no necesitar de otras personas para ser felices, evitando así caer en  la dependencia emocional, y hasta cierto punto, nos forja a tener amor propio. Pero nunca es bueno abusar de ella, siempre es agradable tener a alguien con quien contar. 

El éxito y la envidia van siempre de la mano.

Las personas cuyo éxito obtengan, deben acostumbrarse a la envidia, pues éstas siempre van juntas. ¿Parece mentira, cierto? Pero es verdad, muchas personas no pueden alegrarse del éxito ajeno, siempre buscarán algún comentario negativo que decir, para arruinar ese momento de felicidad.

Creo que la envidia comienza, en el momento que empezamos a compararnos con los demás, y cuando estamos pendientes de lo que hace o no hace la otra persona. No hay nada más bonito, y tranquilizante que ocuparnos de nuestra vida propia, de  nosotros mismos, en tratar de mejorar, y aprender cosas nuevas. Sí haces esto, créeme que no hay nada más satisfactorio, y lograrás sentir una paz inmensa. 

Aprendamos que la envidia realmente no es buena, que muchas veces, es normal sentirla, porque ¡Vamos! somos seres humanos, no podemos ser perfectos, todos tenemos luz y oscuridad a la vez. Pero tratemos en lo posible, cuando esta aparezca, de combatirla; ¿cómo se hacer esto? Pues fácil, la respuesta  se las dije arriba, ocupándote de ti mismo, tratándote de convertirte en una mejor persona.

Recordemos que cuando no se tiene nada bueno que decir, es mejor no decir nada. Tratemos siempre  de que las críticas que hagamos, sean constructivas y no destructivas; aportémosle cosas positivas al mundo, y tratemos de que nuestras palabras sean de amor, y no de odio.

Fotografía tomada en Los Roques Venezuela, por  mi amigo Charles  Chakal. 

Buscando la felicidad en tiempos de crisis.

 

Todos sin ninguna excepción, llegamos a experimentar el dolor, y cuando este llega, debemos aprender a como manejarlo, y no permitir  que este nos consuma.

Por mi mente pasa esta pregunta:¿Puede existir felicidad en medio de la tempestad? La respuesta es bastante ambigua, la verdad es  que depende de cada ser humano, y de como este actúe en medio de cada dificultad. Pero en mi mi opinión personal, creo que sí; la felicidad puede encontrarse en medio de la oscuridad. 

Creo que la felicidad radica en las pequeñas cosas, en los detalles, en apreciar siempre lo que tienes ,lo  que puedes controlar, en la risa, y en mantenerse positivo. Todo es posible si realmente lo crees, la vida es un constante cambio, y así como las cosas están mal, de un momento a otro, pueden cambiar, y volver a estar bien.

Solo hay que tener FE. 

Libre como el viento.

No llores más mujer, seca tus lágrimas, no vale la pena lamentarte por lo que ya pasó, lo hecho, hecho está.

No estás para malos amores, y malos quereres; estás para que te cuiden y te amen de verdad. Si alguien no supo valorarte, déjalo ir, o hazlo tú, sin mirar atrás. 

No te arrepientes de lo que viviste, más nunca te olvides de lo que aprendiste. Vuelve a intentarlo, enamorate, más si vuelves a caer, levántate e inténtalo otra vez .

Déjate querer, y permítete amar a los demás también, vuelve a reír, a cantar, a creer que sí es posible, a ser feliz;  vuelve a vivir. Se libre como los pájaros, y vuela muy alto.

Se libre como el viento…

 

 

Del odio al amor sólo hay un paso.

¡Hola steemians!

Es miércoles, así que les traigo una nueva historia compartida junto a mi amiga @marijo-rm. ¿Han escuchado alguna vez el dicho que dice, que del odio al amor hay sólo un paso? Pues eso es justo lo que me pasó con María. Hoy revelaré algunos secretos de ella y contaré como fue el principio de nuestra disfuncional  relación. Así que prepárense y paren bien esa oreja porque es hora de..

¡Hablar mal de  @marijo-rm!

María y yo nos conocimos hace 3 años y medio aproximadamente, estudiábamos en el mismo salón, pero nunca me había dado cuenta de su existencia, hasta el día que ella llegó a vivir a mi residencia ( el peor día de mi vida). Con el pasar de los días, cada vez me caía más mal; no la soportaba. 

“María es una persona súper orgullosa, egocéntrica y narcisista”, recuerdo que era lo que le decía a mi compañera de cuarto. Cada vez que decía algo, ella me trataba súper mal, y como yo soy una persona fosforito, por supuesto que no me quedaba callada y ¡empezaba la batalla campal!.

Peleábamos todo el tiempo, todos los días, recuerdo que los pleitos comenzaban porque ella me respondía de mala manera, yo suelo ser muy explosiva, y odio que me traten mal o me griten, así que cuando ella hacía esto, yo le gritaba también. Cuando estábamos peleadas, y necesitaba sus apuntes, recuerdo que iba a escondidas a su cuarto, y le robaba por algunas horas el cuaderno, o simplemente le pedía a otra amiga que se lo pidiera prestado, y que luego me lo pasara para poderme copiar. 

Esto no lo sabe María. Pero en una ocasión hice algo realmente malvado, para vengarme de ella. Por toda una semana, les escondí sus tenis en mi cuarto, y  ella tuvo que ir todos esos días en sandalias a la universidad (se veía realmente horrible, porque nuestro uniforme es quirúrgico).

Con el pasar del tiempo ella y yo fuimos peleando cada vez menos, hasta que nos hicimos amigas. Yo me convertí  en su conejillo de indias en el maquillaje, y ella en mi fotógrafo personal. En el último año que vivimos juntas, rompimos un récord mundial, y no peleamos ni una sola vez. En la actualidad, somos muy buenas amigas y hablamos todos los días, tanto así que podríamos decir que somos socias en steemit. 

Muy bien amigos, eso fue todo por el día de hoy, como siempre espero les haya gustado, que se hayan divertido, y no leemos en un próximos post.

 

 

No se pueden comprar los colores.

 

 

Nos pasamos la vida pensando en el dinero, en cuanto tenemos que gastar, en cuanto tenemos que pagar; e incluso se ha llegado a valorar a las personas, dependiendo de cuanto posea. 

Con el pasar de los años, el dinero se ha apoderado de nuestra sociedad, y poco a poco se han perdido los valores, se ha dejado de valorar lo que realmente es importante en la vida. 

No se pueden comprar los colores del atardecer, ni del mar, ni de la naturaleza en general, no se puede comprar la risa, la alegría, la bondad, la verdadera amistad, pero por sobre todo las cosas, no se puede comprar el amor, ni la verdadera felicidad. 

Aprendamos a valorar las cosas que son realmente importantes en la vida, y dejemos atrás cosas tan vanas y comunes como el dinero. Debemos apreciar lo que tenemos y a quien tenemos. 

” Cuando el último animal muera, cuando el último vegetal se seque, quizás el hombre entienda que el dinero no se come”.

 

 

 

¿Le quité el novio a mi mejor amiga?

Foto fuente:

http://www.elheraldo.hn/otrassecciones/sexoypareja/1069584-466/piensas-que-tu-amiga-te-quiere-robar-el-novio-estas-son-algunas. 

Editada por emperatriz1503.

 

¡Hola mis queridos lectores!

El día de hoy vengo con un nuevo Story Time para contarles, sobre como “intenté robarle el novio a mi mejor amiga”; realmente espero que les guste,  que se diviertan y pasen un rato agradable con esta “trágica” historia. Sin más nada que decirles; es la hora del chisme, así que paren bien esa oreja porque…

¡Voy a comenzar!

 

Muy bien, esta historia ocurrió hace 4 años atrás, cuando tenía 18 años. Yo tenía una mejor amiga,  a la cual vamos a llamarla Daniela, ella y yo teníamos una bonita y larga amistad, ya que nos conocimos cuando ambas teníamos 9 años. 

Daniela tenía un novio, al cual vamos a llamar José, ellos tenían varios años saliendo, y les iba bastante bien. Los 3 nos graduamos juntos del bachillerato, así que ese año que fue después de la graduación, compartíamos mucho, e íbamos a todos lados juntos, realmente eramos muy buenos amigos (o al menos eso pensaba yo).

Un día, José nos invita a la fiesta de cumpleaños de su hermana menor, cosa que no era nada raro, porque siempre íbamos a los cumpleaños de ella. Para resumir un poco la historia, porque es bastante larga; Daniela se la pasó toda la fiesta amargada y molesta, y cada vez que le preguntaba ¿qué le pasaba? no quería contestarme, o simplemente evadía la pregunta. 

Al terminar la fiesta y llegar a mi casa, le escribo a Daniela, pero ella no me contesta; al pasar varias horas, recibo un mensaje de José, preguntándome, ¿ si yo estaba enamorado de él? Al principio pensé que me estaba tomando el pelo, pero cuando me di cuenta que estaba hablando en serio, realmente me quedé bastante sorprendida porque no me lo esperaba. 

José, me dice que me hace esta pregunta porque el notaba varias actitudes raras que yo mostraba hacia él, como que le coqueteaba, y que cada vez que él volteaba hacia mi, yo me agachaba para que él me viera mis pompis.

Yo estaba furiosa, porque por su puesto, nada de lo que él me estaba diciendo era verdad, le dije que ¿que le pasaba? que yo jamás tenía esa intención con él, que yo pensaba que eramos amigos,que Daniela era como mi hermana y nunca sería capaz de hacer algo así.

Rápidamente, le escribo a Daniela, y le pregunto que ¿ si ella estaba molesta porque pensaba que yo estaba enamorada de José? y le comenté todo lo que el había dicho de mi. A lo que ella me responde que  “si él dice todo eso, por algo debe ser”.  Eso me bastó para romper mi amistad con ellos dos, ya que si ella pensaba eso de mi, quiere decir que no me consideraba realmente su amiga, ya que una “amiga de verdad, nunca le haría eso a otra”.Realmente, fue algo que me dolió mucho, que ella fuese capaz de pensar eso de mi, y ni siquiera defenderme. Porque yo jamás tuve esa intención, ya que los quería a ambos como hermanos. 

Muy bien amigos, esta fue la historia de como perdí a mi mejor amiga, y de como esta pensó que yo le estaba quitando el novio.  Como siempre espero que haya sido de su agrado esta historia; y si les gusta mi contenido, no olviden votar y reesteemear esta publicación; además de seguirme. Me despido y nos leemos en un próximo post.

Mis dos amores en una sola foto.

En esta fotografía reflejo dos de mis más grandes amores. Si bien ya les había comentado que soy amante de la playa; no les he contado que fui gimnasta hace mucho tiempo. 

Comencé a practicar la gimnasia rítmica cuando tenía 9 años de edad hasta los 16 años; me aceptaron, a pesar de tener bastante edad para comenzar este deporte, lo hicieron porque practique ballet clásico desde los 4 años, y debido a esto, poseía ciertas habilidades necesarias. 

A pesar que ya han pasado bastantes años desde que lo dejé, aún sigo sintiendo ese amor tan profundo hacia él, como desde el primer día que empecé a practicarlo. Y aunque ya estoy bastante oxidada, y no puedo hacer la mayoría de las cosas que de pequeña sí podía, aún me queda algo por haber practicado este deporte.